El piercing en el pezón: todo lo que tienes que saber

piercing en el pezón

A diferencia de un tatuaje, un piercing en el pezón no requiere demasiado pensamiento de antemano, es decir, o te gusta o no te gusta llevar un pendiente en el pezón. Los piercings en el pezón son populares tanto para hombres como para mujeres, y muchas personas lo consideran como algo tremendamente sensual y atractivo. Si eres mujeres y quieres tener hijos y amamantar, entonces sí te lo debes pensar. Pero un piercing en definitiva, o te lo haces o no te lo haces.

Debes estar listo para hacértelo ya que los pezones pueden tardar un poco más en curarse que un tatuaje -sí, aún más-. Esto es debido a la tensión diaria del cuerpo y porque los pezones son zonas que tiene mucho roce y si tienes relaciones sexuales también pueden tensionarse más de lo normal. Pero si estás listo/a para hacer frente a la irritación y a las costras que pueden salir junto con el tiempo de curación, y te gusta este tipo de piercings… entonces no tienes nada que te retenga de hacerlo.

Hay mucha costra

Es necesario que tengas en cuenta que durante el proceso de curación, es más que probable que te encuentres con bastante corteza -costras-. En primer lugar, la ruta de acceso al orificio te dolerá inmediatamente, después de todo la aguja tiene que pasar por unas partes del cuerpo muy sensibles. 

Después de hacerte el piercing sentirás un escozor muy fuerte desde el pezón hasta los dedos del pie, pero eso desaparecerá rápidamente. Una vez que esta peor parte ha terminado, verás la formación de costras que pueden durar semanas e incluso meses, esto dependerá del tipo de curación que tenga tu cuerpo. 

piercing en el pezón

Solución de mar

Hay personas que utilizan soluciones de mar -lo puedes hacer en casa con agua y sal- para curarlo. La sal marina con agua te ayudará a desinfectar la herida y también, a que el dolor que sientes en la zona se calme. Si eres mujer, lo ideal es que las primeras noches duermas con un sujetador limpio, el sujetador deberá ser deportivo. 

Hasta aquí, has podido leer cómo te sentirás cuando te hagas un piercing en el pezón y también, qué es lo que tienes que hacer para que se cure antes y también, para que no te duela tanto. Una vez que tengas esto en cuenta, también es bueno que tengas en consideración otros aspectos importantes sobre el piercing en el pezón y que quizá, hayas pasado por alto. No pierdas detalle.

8 aspectos importantes que no debes olvidar sobre el piercing en el pezón

Cuando se cure te olvidarás del dolor pasado

Una vez que se cure la herida olvidarás el dolor al hacerte el piercing y también el dolor en el proceso de curación. Te sentirás mucho mejor y podrás tocarlo sin tener miedo a que te duela como si te estuvieran arrancando el pezón.

piercing en el pezón

Te acordarás que lo tienes cuando pase algo malo

Después de un tiempo, te olvidarás de tus perforaciones porque simplemente se convierten en parte de lo que eres. Hasta que, esa parte de lo que eres se engancha en tu camisa y el dolor punzante le recuerda que sí, que tus perforaciones son algo que existen y que siguen ahí, justo donde lo hiciste. 

Te pondrás y te quitarás la ropa de forma diferente

Lo harás, así evitarás que el piercing se te enganche en ninguna parte como las camisas por la mañana cuando estás medio dormido/a al vestirte. Empezarás a quitarte la camiseta por encima de la cabeza y tirarás los brazos a través de él mientras tiras hacia abajo sobre el pecho y te encorvarás apartando la camiseta todo lo lejos de los pezones que te permita el tejido. Al principio puede parecer algo extraño, pero es la mejor alternativa para evitar dolor y después, te acostumbrarás a eso… Lo harás de forma automática.

Cuando te compres ropa tendrás en cuenta tu piercing

Cuando te compres ropa tendrás en cuenta tu piercing en el pezón por lo que los tejidos de punto o los jerseys muy ajustados quedarán en el olvido para ti. Comprarás ropa pensando que lo último que quieres es que se enganchen en tu pezón y que con un descuido o un tirón sin querer se te vaya el piercing y el pezón detrás de la ropa -con el dolor que conllevaría todo eso-.

piercing en el pezón

Tu pareja sabe cuándo tiene y cuándo no tiene que tocar tus perforaciones

La realidad es que los piercings en el pezón son toda un diversión para mantener relaciones sexuales. Simplemente, tendrás que dejar claro a tu pareja cuando está siendo divertido y cuando ha dejado de serlo. Solo tendrás que dejar claro a tu pareja cómo tocarlo o qué es lo que te gusta en relación a los juegos previos donde el piercing pueda ser también el protagonista.

Sentirás emoción al comprarte pendientes para tu pezón

Cuando vayas a comprarte un nuevo pendiente para tu pezón sentirás cierta emoción por comprar nuevas joyas para tus perforaciones. Incluso te sentirás mejor que cuando vas a comprarte algo más habitual como ropa. Parece una tontería pero si te haces un piercing en el pezón sabrás de lo que estoy hablando. 

Los jabones que no son pH neutro no tocarán la zona durante un tiempo

Incluso después de que se hayan curado del todo, es probable que los jabones que no sean pH neutros se queden en eso, en el olvido durante un tiempo. Ni exfoliantes, ni jabones con perfumes y ni mucho menos colonias tocarán tu zona del pezón. Aprenderás rápidamente que los productos de baño son para partes del cuerpo que no tienen una pequeña barra de metal atravesando por medio.

Te dirán que nunca podrás amamantar

Si eres mujer, te va a pasar. Debes saber que esto no es cierto, si quieres amamantar sin riesgos te quitas el piercing mientras estés alimentando a tus hijos y punto. Pero, ¿por qué dan por supuesto que quieres tener hijos? ¿Acaso están en tu cabeza para saber qué es lo que piensas?


Escribe un comentario