Tatuajes de Sailor Moon, de la pantalla a la piel.

sailor moon tattoo

Sailor Moon fue la serie preferida por excelencia de las niñas que crecieron durante la época de los noventa. No, no os sorprendáis, el 97.32% de la población femenina que está en la treintena conoce la serie. No solo la conoce, si no que le gustaba. La que diga que no, probablemente mienta.

Cuando escuchas las palabras “Guerrero Luna” es inevitable que de repente suene la canción de la serie por tu cabeza. Para algunas (y algunos) la devoción por Bunny y su trupe ha llegado tan lejos que han acabado por tatuarse a alguno de los personajes

Aunque ya dimos un repaso a los dibujos animados en el post de tatuajes de dibujos animados no podíamos dejar de lado ésta serie.

¿Qué tenía para que nos encantara a las niñas? Pues de entrada mucho color rosa. Corazones, varitas mágicas, uniformes de “guerreras” molones y cursiladas varias. Hay que reconocerlo, por mucho que nos gustaran estos dibujos, eran cursis a más no poder. De hecho, en ocasiones parecía que la tele fuera a escupir purpurina.

fight-like-a-girl

Para los tatuajes de Sailor Moon…

Si os estáis planteando hacer un tatuaje de Sailor Moon, tenéis tantas opciones como artilugios tenían estas “guerreras”.

Probablemente lo más característico sea, como no, tatuarse a la “Guerrero Luna”, la preferida por casi todas (aunque yo era más de “Guerrero Marte”.

Pero por supuesto hay muchos otros personajes. Chibiusa, el resto del clan (que llegaron a ser más que los Brady), la entrañable gatita Luna, e incluso los malos malísimos. Si optáis por los villanos, optar concretamente por las de genero femenino. La verdad es que los malos (hombres) dejaban bastante que desear. Todos iguales, con el pelo de un color u otro, más o menos largo, y pelo suelto o coleta (además coleta de lado). En resumen, que los tíos eran algo sosos.

Más opciones…

Hablábamos antes de los artilugios que usaban. Varitas, maquillaje, pulsera, joyas, tiaras… Vaya, que no se quedaban cortas de instrumentos mágicos. O bien… mezclar a la prota con el signo inconfundible de su eterno enamorado. La rosa que dejaba siempre el “Caballero del Antifaz”. 

Y por último, algo que podría quedar muy divertido y a la vez discreto ( o no), es un tatuaje en grupo. Los símbolos de cada guerrero. Rememorando aquellos años con vuestras amigas de siempre.

Ya veis, un articulo un poco freaky, pero no por ello menos real.


Escribe un comentario