Cómo escoger el mejor estudio de tatuajes

Un buen estudio es higiénico y con mucha luz

El otro día una compañera me pidió consejo sobre cómo escoger el mejor estudio de tatuajes, ya que quiere regalarle un tatuaje a su hermana pero va algo perdida, ya que ninguna de las dos se ha tatuado nunca.

Por eso, hoy vamos a hablar precisamente de cómo escoger un estudio de tatuajes, todo lo que hay que tener en cuenta para que la nuestra sea una elección informada y así evitar sustos… y malos tatuajes. Por cierto, ya puestos, si te interesa el tema, este otro artículo sobre qué normativa higiénico-sanitaria deben seguir los estudios de tatuajes es muy interesante.

Busca el tatuador que te interese

Más que el estudio, en tu decisión influirá el tatuador que te interese

Pero ¿no estábamos hablando de estudios de tatuaje? En efecto, así es, pero lo cierto es que lo que más interesa a la hora de hacernos un tatuaje no es tanto el estudio como nuestro tatuador ideal. En Instagram y otras redes, así como en internet en general, los hay a montones. A la hora de escogerlo, céntrate en estos consejos:

  • Escoge el tatuador en función de su especialidad. Esto es extremadamente importante, ya que si quieres un Goku, por poner un ejemplo, el resultado final de un tatuador especializado en realismo distará mucho del especializado en anime.
  • Investiga en tu entorno. Es mucho mejor que preguntes a alguien que lleve tatuajes dónde se los ha hecho para comprobar en la mismísima piel de esa persona si el estilo te gusta, como fue la experiencia…
  • Infórmate mirando sus redes. Aunque no hay razones para pensar que te estén timando, no está de más que le eches un vistazo a las redes del tatuador que te interesa para comprobar que se ajusta a tus gustos y el trato que dispensa al cliente, si hay algún tipo de tatuaje que no ofrezca (como en el cuello o las manos)…
  • Cárgate de paciencia. Lo que vemos en las películas, con cuatro colegas borrachos que terminan tatuándose en una sola noche, ni se ajusta a la realidad ni es recomendable. Un buen tatuaje no se hace de un día para otro, ya que los mejores tatuadores pueden llegar a tener listas de espera de meses, así que prepárate para esperar.

Infórmate sobre el estudio

Un tatuador tatuando en un estudio

Ya has encontrado a tu tatuador preferido y ahora sí que ha llegado la hora de informarte sobre el estudio en el que trabaje. Es posible que tengas varias opciones (de hecho, incluso es posible que tu tatuador ideal sea itinerante y no tenga un estudio fijo en el que trabajar) ya que los tatuadores tienden a ser autónomos.

De hecho, la manera de informarte sobre si un estudio te interesa o no es muy similar a la de escoger el tatuador que quieres que te tatúe. Por ejemplo:

  • Pregunta a tu alrededor. Si conoces a alguien que haya ido al estudio que te interesa, pregúntale cómo fue su experiencia.
  • Visita su página web. Las webs son útiles para ver los artistas del estudio y sus portfolios, así como otros datos de interés, como las medidas higiénicas. Muchos estudios también tienen perfiles en redes sociales para que puedas ver su trabajo.
  • Investiga en Internet. Fuera de sus canales oficiales, puedes encontrar información de interés por ejemplo en los votos de Google, que en algunos casos incluso van acompañados de fotografías que pueden serte muy útiles.
  • Contacta o visita el estudio. Si tienes la oportunidad, visita el estudio en el que te interesa tatuarte. Para que la atención personal sea más completa, evita las horas de mayor afluencia. Con una visita en persona podrás ver cómo es el estudio y si cumple tus necesidades, además de, si te animas, pedir hora. También puedes contactar con los estudios de tatuaje a través del teléfono o por Internet, algo ideal para resolver dudas puntuales.

Normas de etiqueta a la hora de contratar un estudio

Cartel de estudio de tatuajes

A ver, un estudio de tatuajes tampoco es el salón principal del Titanic, pero hay que mantener unas mínimas normas de etiqueta a la hora de contratar un servicio en cualquier estudio. Estas normas están basadas en el sentido común y en el respeto por el trabajo del tatuador.

  • No regatees. Un estudio de tatuajes no es un mercadillo: los precios de los tatuajes no se regatean. Además, un tatuaje es una cosa seria, con lo que no esperes que te cueste cinco euros: son algo que vas a llevar toda la vida, que necesita unas elevadísimas condiciones de higiene y que combina oficio con sentido artístico, así que sí, es caro. Eso sí, algunos estudios ofrecen ofertas en momentos puntuales de las que puedes aprovecharte, como celebrando eventos, tatuando diferentes personas a la vez…
  • No ofrezcas tratos. Un tatuador es un profesional, con lo que es bastante insultante (algo, por cierto, muy presente en las profesiones relacionadas con el arte) que se le ofrezcan “tratos” de poca monta como “te dejo mi piel para que me tatúes”, “tatúame gratis y te saco en mi Instagram”, etc.
  • Tampoco pidas un dibujo gratis y luego “ya veremos”. Todos queremos ver el tatuaje antes de tenerlo en la piel, por supuesto, pero hay un mundo entre hablar tranquilamente sobre el diseño del tatuaje con el tatuador (los estudios ofrecen distintas opciones, desde retocarlo in situ a escoger hora y lugar) y pedir un dibujo gratis y luego si te he visto no me acuerdo. Cualquier diseño previo al tatuaje se acostumbra a pagar por adelantado (al fin y al cabo es trabajo hecho) y, si es el caso, se descuenta del precio final.

Escoger el mejor estudio de tatuajes a veces es una tarea algo pesada, aunque importantísima. Dinos, ¿has tenido que escoger alguna vez algún estudio o ya lo tenías claro? ¿Crees que nos hemos dejado algún consejo por dar? ¿Qué opinas sobre los estudios de tatuaje?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)