Donar sangre con tatuajes: qué hay que saber

Donar sangre con tatuajes es algo posible, pero en la gran mayoría de hospitales ponen condiciones. ¿Alguna vez te has preguntado por qué?

Si es el caso y estás pensando en donar sangre y hace poco que te has hecho un tatuaje, en este post veremos con qué condiciones puedes encontrarte y por qué.

Para donar sangre con tatuajes tienes que esperar de cuatro meses a un año

Aunque cambia de país de país, el tiempo de espera es bastante universal. En España, por ejemplo, para donar sangre con tatuajes tienes que esperar cuatro meses después de tu última sesión. En otros países, tendrás que esperar alrededor de un año. El por qué es bastante sencillo: si tu sangre está contaminada, no podrá usarse.

¿Cómo puede contaminarse la sangre?

La sangre puede contaminarse al estar en contacto con un instrumental que no esté esterilizado e infectado por alguna enfermedad contagiosa como la hepatitis C. Además, al hacernos un tatuaje nuestro sistema inmunológico se resiente (al fin y al cabo, un tatuaje se trata de una herida).

Aunque la gran mayoría de establecimientos demuestran y usan material esterilizado y están regulados por las autoridades sanitarias pertinentes, hay algunos países, como ciertos estados de Estados Unidos, que aún no están regulados. Los hospitales de estas zonas tienden a curarse en salud y evitar cualquier riesgo de contagio, por pequeño que sea, y aunque se analicen todas las muestras de sangre.

¿Afecta este tiempo de espera a otras modificaciones?

Además de donar sangre con tatuajes, otras modificaciones como haberse hecho un piercing recientemente o haberse sometido a acupuntura sin agujas desechables, por ejemplo, también requieren un tiempo de espera, normalmente igual al de haberse hecho un tatuaje.

Y tú, ¿qué opinas sobre donar sangre con tatuajes? ¿Alguna vez te has encontrado en esta situación? ¡Cuéntanos en los comentarios!


Categorías

Tatuajes

Licenciada en Traducción e Interpretación, traductora y redactora freelance. Me encanta leer, los gatos y los videojuegos. La primera vez que me tatué, no fui capaz de mirar. La última vez, me quedé dormida en la camilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.