La edad legal para tatuarse en España, el terror de algunos padres

tatuajes en jovenes

A día de hoy la  edad legal para tatuarse o hacerse un piercing en España es de 16 años. No podemos negar que con dieciséis años todavía se es prácticamente un niño, por lo que es normal que muchos padres se lleven las manos a la cabeza cuando sus hijos llegan a casa con un “papá, mamá, me voy a tatuar”. Pero veamos cuales son los puntos que más preocupan a los padres.

  • Lo compartamos o no, a día de hoy el llevar tatuajes puede suponernos algún que otro handicap a la hora de buscar empleo. Puede que seas un gran profesional, pero en muchas empresas o sectores no verán con buenos ojos el hecho de ir tatuado. Este es uno de los principales motivos que más pueden inquietar.

  • Otro motivo es el diseño. No hablamos únicamente del tamaño, aunque desde luego no es lo mismo llevar una estrella tatuada tras la oreja que un brazo entero. A ciertas edades los chicos suelen ser muy influenciables y también pasionales. Probablemente más de uno mira hacia atrás y piensa “¿como podía tener esas ideas políticas?”  o “Dios mío, estaba loca por ese cantante al que ya no puedo ni ver”. A pesar que a día de hoy hay métodos para borrar tatuajes, es normal que los padres se inquieten pensando que durante el resto de su vida, su hija llevará la cara de Justin Bieber o de algún otro icono juvenil estampada en alguna parte de su cuerpo.
  • Primeros amores… No hay nada peor que llevar tatuado el nombre o la cara de tu primer novio o novia, sí , ese o esa que te rompió el corazón.

Si os encontráis en la frecuente situación en que todo son regañinas por el tatuaje que tanta ilusión le hace a vuestro retoño, tomad nota de algunos trucos.

Gestionar la situación:

  • “NO”. Si ésta es la primera palabra vamos por mal camino. Es un hecho que en cuanto te prohíben algo más ganas tienes de hacerlo. Intentad razonar o con ellos.
  • Trampead o poned metas. Dar un margen de tiempo ya no es una negativa rotunda. Es mucho más fácil que haya una tregua si la otra persona siente que tiene la posibilidad aunque sea a largo plazo.
  • Dinero. No, no hablamos de sobornos (o sí, eso ya que cada uno decida). Pero los tatuajes no son baratos, así que hasta que no con
  • Usad estrategias en las que no sientan que estáis en su contra. Implicaros en su proyectos quizás os ayude conseguir algo de tiempo. Argumentos como que quizás ese dibujo no encaja con su persona o que el tipo de dibujo que quiere en esa zona del cuerpo no le acabaría de quedar bien. Que busque más diseños y los modifique a su gusto… Ellos se sienten apoyados, con lo que no tienen tanta prisa para tatuarse a la primera de cambio.

En la fase en que ya nada de esto funciona, APOYADLOS. Si sabéis que sí o sí acabará tatuándose respaldadles. Si no os gusta la idea que vuestro hijo se tatúe, menos os gustará cuando llegue con una pedrada a casa. Ayudadles a buscar un buen diseño y un buen tatuador, ellos estarán felices y vosotros más tranquilos

Recordad que aunque no seáis partidarios de los tatuajes, el hecho que vuestro hijo se decante finalmente por hacerse uno no lo convierte en peor persona. Al fin y al cabo es arte.


Categorías

Tatuajes

Diana Millan

Escritora, traductora y bloguera. Nací en Barcelona hace unos treinta y pocos años, tiempo suficiente para convertirme en adicta a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *