Oscar Quetglas y la campaña #LASAPARIENCIASENGAÑAN

#LASAPARIENCIASENGAÑAN

Tatuantes ha tenido la oportunidad de entrevistar al diseñador gráfico y fotógrafo Oscar Quetglas, autor de la campaña #LASAPARIENCIASENGAÑAN. Un proyecto que pretende abrir los ojos a la sociedad porque, no por ir tatuado se es menos profesional. Éste elaborado y original proyecto no deja indiferente a nadie.

Oscar nos cuenta todo acerca de su proyecto. Pero conozcamos primero un poco más al autor para entender cómo llego hasta aquí.

Éste mallorquín de treinta y ocho años amante del cine de terror y de los tatuajes, lleva ya casi dos décadas en el mundo del diseño gráfico. Actualmente forma parte de la plantilla de 7 diseñadores de una importante multinacional de turismo. Pero como vivir al límite mola (¿y para qué descansar?) paralelamente ejerce labores de fotógrafo deportivo como freelance para diversas agencias, cubriendo eventos deportivos desde 2009.  Partidos de futbol de primera división, Copa del Rey, Selección; futbol sala, baloncesto, pruebas de atletismo, futbol americano, etc…  Ya veis, lo normal, lo de todos los días vaya.

T- Cuéntanos un poco como empezaste en el mundo del diseño y la fotografía

OQ- Mi trabajo como diseñador podríamos decir que empezó aproximadamente el año 1997, cuando por recomendación empecé a trabajar en una pequeña agencia de viajes mayorista/minorista que necesitaba a alguien que diseñase los carteles de venta para sus circuitos e itinerarios de los mismos. Ahí estuve 7 años, hasta que en 2004 recalé en la empresa en la que trabajo actualmente. Aunque aquí mi trabajo empezó en departamentos de producto, realizando tareas algo diferentes de las que venía haciendo hasta entonces.  Fue en 2013 cuando, por una carambola del destino, recalé en el departamento de diseño. Desde entonces estoy ahí, con unos inmejorables compañeros y jefe, mejorando día a día, y disfrutando de cada segundo en lo que hago.

Luego en 2014, decidí tomarme un tiempo sabático indefinido en lo que a fotografía profesional se refiere y, aunque aún cubro algún que otro evento, decidí centrarme exclusivamente en mi proyecto fotográfico #LASAPARIENCIASENGAÑAN.

T- Tal como hemos comentado antes, eres un gran fan de los tatuajes ¿Cuál es tu vínculo con el mundo del tatuaje?

OQ- Los tatuajes y los piercings me gustan desde los 18 años, que es cuando me realicé los primeros. Aunque desde los 19 no había vuelto a hacerme nada más.
Fue hace casi tres años cuando mi mujer se tatuó de nuevo, un tattoo relacionado con nuestras hijas que llevaba años queriéndose hace y, como yo digo, “abrió la caja de pandora”. Me devolvió el gusanillo por los tattoos, y fue ahí cuando decidí, así sin más, hacerme la espalda completa… Entonces conocí al que es ahora mi tatuador y mejor amigo, y a partir de ahí ha sido un no parar. Tras la espalda, un brazo, después el otro, luego una pierna, después el pecho completo… Y así vamos (risas)

T- Así que prácticamente adicto podríamos decir. ¿Cuántos tatuajes llevas?

OQ- Pues la verdad es que he perdido la cuenta… Casi todo son piezas grandes. Como todas llevan varias sesiones, es difícil llegar a recordar los que tengo por la cantidad de horas que llevo a mis espaldas.

Lo cierto es que más de una vez he tratado de contarlos, y cuando repito la cuenta me salen cifras diferentes (risas)… Pero yo diría que unas quince piezas o así.

La mayoría son piezas grandes. Llevo un dragón rojo que cubre mi espalda completamente. Es un doble cover de dos tribales bastante feos que me hice con 19 años. Llevo los dos brazos completos, estilo oriental/japonés. La pierna derecha también casi completa, realizada con diferentes piezas de diferentes películas y temáticas que me encantan, como las de terror y zombies. El pecho también completo, y el resto son piezas pequeñas.

Así que más que tatuajes, yo contaría las sesiones, y ahí creo que no bajo de las 40 o así. Y si todas tiene una media de 6/7 horas, diría que llevo más de 240 horas de “inyección” de tinta en mi cuerpo… y el 90% en estos 2 últimos años… ufff, ahora que lo pienso… ¡que rayada! (risas)

T- Diecinueve años atrás son muchos años ¿Recuerdas cuál fue el primero?

OQ- ¡Por supuesto que sí! Fue con 18 años, y fue un tribal en mi gemelo izquierdo, el estilo que por aquel entonces más se llevaba y que aún conservo. Cuánto daño hizo George Clooney y su tribal de cuello a muñeca en “Abierto hasta el Amanecer” …(risas)

Me lo hizo una tatuadora argentina que por aquel entonces trabajaba en una de las tiendas más conocidas de Palma de tattoos y piercings de aquel entonces…

T- ¿Y el último que te has hecho?

El último que me he hecho fue hace una semana. Es Ripley, de Alien, en el lateral exterior de la rodilla derecha, y que forma parte de una pieza de tres imágenes de dicha peli y que continua al resto de tattoos de mi “pierna de ficción/horror”. Aún está por terminar. Y esa pieza, como la mayoría de las que llevo, es obra de Jota, de Laureato Tattoo Studio.

OQ- Por lo que dices parece que no va a ser el último… ¿Tienes previsión de hacerte alguno más?

¡Desde luego que sí… esto es un no parar!  (risas). Como he comentado, me falta cerrar el tattoo de Alien, con un facehugger (el Alien que se enganchaba en la cara) saliendo de su huevo. Después de eso tengo varios proyectos en mente.

T- ¿Por ejemplo?

OQ- Como una composición de personajes de las películas de Tarantino, que cubrirá todo mi muslo izquierdo… Pero antes seguramente rellenaremos los huecos que aún quedan de mi pierna derecha. De modo que sí… aún faltan muchas piezas por hacer y muchas horas de sufrimiento.

T- ¿Cuál es el más significativo para ti?

OQ- En realidad, no necesito que tengan un significado especial, me tatúo porque me gusta la pieza. Pero bueno, si… todos de alguna manera tienen algún significado. Los de la pierna están basados en algunas de mis películas de terror favoritas. Los brazos y la espalda porque me gusta el estilo japonés. Algunos de los que llevo en la pierna izquierda, para experimentar nuevas técnicas…

Tal vez, los que más significado tienen para mí son el símbolo de polo positivo que llevo en el dedo. Mi mujer lleva el símbolo del polo negativo, por aquello de “los polos opuestos se atraen”. Otro es una cámara Nikon D700, como la que uso, tatuada en estilo new school en mi pecho, simbolizando mi verdadera pasión. El primero realizado por Jota, de Laureato Tattoo, y el segundo por Dani Mok Mok, de Mok Mok Tattoo Lugo, otro grandísimo amigo.

T- ¿Tienes algún tatuador preferido?

OQ- Tatuador preferido, lo tengo claro: EL MIO, Jota de Laureato Tattoo. No obstante, si hay tatuadores que los considero de referencia, y que me encantan. Como Fred Tomás, Victor Chil, Miguel Bohigues, Jumilla Olivares, Steve Butcher, Yomico Moreno, Sam Barber, Megan Jean Morris, Mike Rubendall, Robert Hernandez, y podría seguir con cientos de nombres…

T- ¿Te has lanzado a tatuar alguna vez?

OQ- No, aunque me gustaría.

T- Tu afición al tatuaje te ha llevado a realizar éste proyecto. Háblanos un poco más del #LASAPARIENCIASENGAÑAN ¿Cómo se te ocurrió la idea? ¿Qué te motivó a hacerlo?

OQ- Pues a ver… Si te digo la verdad, surgió todo un poco de casualidad. La idea me sobrevino cuando a finales de 2014, dispuesto a dejar la fotografía profesional, por cansancio sobretodo, y enfocarla a algo más particular; se me ocurrió que, ya que el 2015 estaba a la vuelta de la esquina, por qué no hacer un proyecto con una continuidad de al menos un año natural.

Tenía claro que quería, pero no cómo lo quería. En aquel momento la temática no estaba demasiado clara.
Fue entonces cuando un día, navegando por la red con mi amigo Jota, volví a ver la foto del Dr. David Ores, en la que para un artículo le tomaron 2 fotos, una con su bata de consulta y otra con un chaleco de motero mostrando sus brazos completamente tatuados. Fue ahí cuando pensé “¿Por qué no hacemos algo como esto, pero con una imagen más elaborada, y a gran escala? con el mayor número de profesiones posibles y con personas anónimas”.

La idea era clara: Mostrar en 2 fotos contrastadas, una con su atuendo laboral y otra mostrando sus tattoos, hay grandes profesionales tatuados en casi cualquier ámbito laboral.  Demostrar así que los tatuajes no afectan a nuestras capacidades profesionales… Es algo que es por todos sabido, pero que aún a día de hoy supone trabas a la hora de poder acceder a determinados trabajos.

T- Y dicho y hecho, te pusiste a manos a la obra y trabajar en la imagen del proyecto en el mismo momento.

OQ- Exacto. Y como necesitaba participación para ver la repercusión, hice la primera foto conmigo mismo y la publiqué antes de empezarlo todo, a modo de llamamiento. Y la verdad es que la respuesta fue inmediata y encontré enseguida muchos amigos/conocidos que se prestaron a participar… y así es como empezó todo el primer viernes de 2015.

Lo que no me esperaba es lo que ocurrió después. Y es que cuando apenas llevábamos 5 o 6 publicaciones, el proyecto llegó a Sudamérica. Allí se convirtió en algo completamente viral. Empezaron a hablar del proyecto en periódicos de Bolivia y Ecuador, y en cuestión de días se expandió por México, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, etcétera. Salimos en medios digitales, prensa escrita, televisiones y radios de todos estos países… ¡fue una auténtica locura!

T-  Vino un poco de sopetón pues…

OQ- Sí, la verdad. Antes de que eso ocurriera, mi fanpage de Facebook apenas contaba con 600 likes…  Fue volverse viral y en poco más de una semana llegamos a los 10.000 likes. Aquí tardó un poco más en explotar, pero cuando lo hizo salimos en todos los periódicos que el grupo Vocento tiene repartidos por toda España, 12 en total. A partir de ahí se dispararon las colaboraciones por todo el mundo.

T- ¿Cuál dirías que ha sido la más destacada?

OQ- La de Toni Moog. Se puso en contacto conmigo desde el primer momento en que le di a conocer la idea. La primera llamada que tuvimos duro cerca de 40 minutos. Me aportó cientos de ideas, pero sobretodo me dijo una frase que aún a día de hoy resuena en mi cabeza y fue “es una idea cojonuda, ¿porque hacerlo de solo un año?, no lo dejes…”. Fue ahí cuando decidí hacerlo indefinido.

T- Y aquí estáis… a punto de cumplir 2 años de vida

OQ- Sí, ya con casi 120 publicaciones y un nuevo proyecto anexo. Éste, dedicado especialmente a los tatuadores, y con más de 18.000 seguidores sólo en Facebook.

T- ¿Cuántas personas han aparecido a lo largo de este tiempo en la campaña?

OQ- Pues hasta ahora llevamos 116 personas publicadas, de aproximadamente. 80 profesiones diferentes. Y lo cierto es que cada vez se me hace más difícil conseguir a gente nueva, al menos a gente de alguna profesión que aún no haya aparecido… y más aún aquí en la isla (risas)

T- Hay varios personajes públicos que han decidido sumarse a esta iniciativa ¿Quién fue el primero?

OQ- La primera en sumarse fue una conocida locutora de Radio de Rock FM México, Betty Ayala, quien conoció el proyecto cuando se hizo viral en su país. Al poco tiempo se puso en contacto conmigo Toni Moog, con el que he entablado una buena amistad desde entonces y se ha convertido en el mejor embajador del proyecto. Habla de nosotros allá donde va.

Después de ellos se sumaron al proyecto Beatriz Rico (también encantadora), el humorista y guionista de “El Hormiguero” Marron y el Mentalista Luis Pardo y su mujer, la dómina Mistress Minerva.

También iba a participar en el proyecto el motorista de Moto2 Luís Salom, pero desgraciadamente en junio de este año perdió la vida en un trágico accidente en Montmeló…

T- La verdad es que todos sentimos lo de Salom. Ha sido un duro golpe

OQ- Pues sí la verdad. Hablé con él solo un par de ocasiones y cruzamos bastantes mensajes, pero fue suficiente para saber que era un chico muy cercano y amable. Se hacía de querer.

T- En relación al proyecto ¿cómo está siendo la recepción en general?

OQ- Pues el principio fue de locos… cuando se volvió viral en Sudamérica. Recibíamos cientos de mensajes privados cada día (era imposible contestar a todo el mundo). La galería y las fotos tenían miles de likes y se compartían miles de veces.

Luego poco a poco fue estabilizándose la cosa. Dejamos de recibir tantos mensajes y los likes en las publicaciones descendieron, pero los seguidores seguían aumentando. Ahora todo es más tranquilo. Las publicaciones se comparten poco, y los likes apenas llegan a un centenar por publicación…

No obstante, los likes en la página siguen aumentando, y cada cierto tiempo hay picos en la actividad de la página. Lo que demuestran que en algún lugar del planeta se ha vuelto a hacer viral.

T- ¿Alguna vez has tenido problemas laborales o de otro tipo debido a los tatuajes?

OQ- En realidad, yo no, o no más allá de las típicas miradas. Pero por desgracia sí se de muchos casos que los han sufrido.

T- ¿Y qué opinas del impacto que tienen los tatuajes frente al mundo laboral? ¿Crees que está cambiando? ¿Has visto alguna evolución en los últimos años?

OQ- Mentiría si dijese que no. Si está cambiando… Pero por desgracia, al menos en nuestro país, va muy PERO QUE MUY despacio la cosa.

T- ¿Por ejemplo?

OQLa hostelería mismo. Muchos trabajadores de hoteles se ven obligados a ocultar sus tatuajes por la supuesta “mala imagen” para los clientes… algo que no deja de ser irónico/hipócrita si tenemos en cuenta que muchísima de la clientela que va a esos hoteles LLEVA TAMBIEN TATUAJES.
O un caso más particular, el de un conocido parque acuático aquí en la isla, que obliga a sus socorristas a vendarse las zonas tatuadas. No sé qué pensarás tú, pero a mi ver a un socorrista con pantalones cortos y camiseta de tirantes, y un brazo vendado o una pierna vendada, da muchísima más mala impresión que el que se vea un tatuaje… o al menos eso pienso yo. No se… eso es algo que me escama… ¡Y mucho!

T- Normalmente un proyecto tan destacado como el tuyo no pasa desapercibido. ¿Te has encontrado con algún caso de plagio?

OQSobre el tema de los usos indebidos, robos de fotos, plagio, etcétera… Lo primero quiero aclarar que mi idea no es algo original, es decir, que no es algo que no se haya podido ver antes en la red… yo solo me he limitado a mejorar la idea, darle una imagen diferente y sobretodo hacerlo a muy gran escala y poder darle un seguimiento gracias al hashtag que le da nombre. Eso es lo que ha hecho que este proyecto sea único y diferente al resto.

oscar-quetglas

T- ¿Qué haces cuando te encuentras con éstos casos?

OQLo primero quiero aclarar que mi idea no es algo original, es decir, que no es algo que no se haya podido ver antes en la red… yo solo me he limitado a mejorar la idea, darle una imagen diferente y sobretodo hacerlo a muy gran escala y poder darle un seguimiento gracias al hashtag que le da nombre. Eso es lo que ha hecho que este proyecto sea único y diferente al resto.

Antes de #LASAPARIENCIASENGAÑAN hubo otros, y después también los ha habido. Y aunque en los posteriores alguno que otro si es cierto que guarda muchísimos parecidos al mío como para llegar a ser considerado un plagio, yo no considero a ninguno como tal, pues cada uno tiene su cosa… y todos tienen una lucha común.

No obstante, una cosa son esos otros proyectos, y otra muy distinta lo que han tratado determinadas páginas, que es querer aprovechar el tirón que tienen estas fotos haciendo publicaciones con ellas como si fuesen suyas… Y precisamente esto es lo que más me escama y por ello lo he convertido en mi cruzada particular.

La práctica ilícita más común en las redes sociales es la de páginas que encuentran las imágenes en internet, ya sea en un periódico o revista digital, a través de Google, Facebook oficial o compartido por terceros, y automáticamente las descargan y las cuelgan en su página, sin hacer referencia alguna al proyecto, con el único objetivo de usarlas como reclamo para aumentar el número de seguidores.

Luego están los que, si reconocen la autoría, vinculando a la página original, pero se descargan el mayor número posible de fotografías y las cuelgan en su página creando una nueva galería, de modo que, aunque incluyan este vínculo, la mayoría de usuarios compartirán la suya, y de este modo no verán crecer el proyecto original, ya que las nuevas fotos no se actualizan en estas “falsas galerías”.

Y por último están los peores… los que no solo pillan las fotos, sino que las recortan, eliminando las frases características del proyecto, y a continuación le meten un fondo más amplio, de un color similar, e insertan los textos que quieren, y el logo de su página, y ale… “a publicarlo como algo mío”… o eso, o directamente le colocan encima una marca de agua con el nombre y la url de su página.

T- Qué haces cuando te encuentras con  estos casos?

OQ- Con los segundos no hay problema, pues nos vinculan… pero tanto con los primeros como con los últimos, mi modus operandi es el mismo:

En cuanto tengo conocimiento de esa publicación, automáticamente me pongo en contacto con ellos por privado y de forma muy educada les agradezco su publicación, pero les pido que, ya que han usado mis fotos, o bien editen la publicación vinculándola a la página de Facebook oficial, o bien realicen una nueva publicación compartiendo la página completa, ya que de ese modo sus usuarios interesados en este tema podrán conocer y seguir el proyecto día a día y de primera mano.

Si pasadas unas horas razonables no he obtenido respuesta, les envío un segundo mensaje instando a ese cambio, ya que de lo contrario me veré obligado a denunciar la publicación a Facebook, por infringir los derechos de autor.

La mayoría, llegado a este punto, responden pidiendo disculpas, indicando que desconocían el origen, y procediendo a modificar el post.

Pero con los que no lo hacen llegamos al tercer paso, que es la denuncia por infringir los derechos de autor. Aquí ya no hay solución posible. Facebook recibe las pruebas, las contrasta y normalmente en menos de un día procede a la eliminación de la publicación y a amonestar a la página en cuestión que, de reincidir, podría acabar cerrándose.

Aun así, es dificilísimo controlar esto… he podido actuar con las que yo he encontrado (a veces basta con buscar el hashtag en face) y con otras muchas que mis contactos y usuarios de la página me han reportado. Pero aun así estoy convencido que hay cientos de páginas que las han usado, pues todos sabemos que las páginas que más proliferación tienen en Facebook son precisamente aquellas que comparten contenido de terceros…

T- ¿Cómo sería pues el modo correcto de hacerlo?

OQ- El modo correcto es muy simple… o compartir la publicación (o galería original) o bien, publicar la foto o fotos que quieras, pero en el post vincular a la página oficial, o hacer referencia al proyecto en cuestión. Solo así la gente podrá ver, conocer y seguir (si así lo desea) todo el proyecto, semana tras semana.

T- Volviendo a #LASAPARIENCIASENGAÑAN, si alguien quiere formar parte de proyecto ¿cómo pueden contactar contigo?

OQ- Pues muy sencillo. A través de un mensaje privado por las redes sociales, que son:

  • Facebook: /ProyectoLASAPARIENCIASENGAÑAN
  • Twitter: @ProyectoLae
  • Instagram: @lasaparienciasenganan

O bien mediante el formulario de contacto de nuestra página oficial: www.lasaparienciasengañan.com

Básicamente lo que buscamos es gente con tatuajes grandes, o muy tatuada, y que tenga profesiones que aún no hayan aparecido, como médicos, jueces, ingenieros, etc… (en nuestro Facebook tenemos un listado de profesiones que aún no han aparecido)

T- Por último, pregunta obligada ¿Qué le dirías a una persona que quiere tatuarse por primera vez?

OQ– Que antes de hacerlo tenga claro lo que quiere, y donde. Y que tenga presente que es algo que va a llevar toda la vida. Al margen de eso, y si lo tiene claro, solo le diría ¡ADELANTE!…

Redes sociales personales del autor:

  • Facebook: Oscar Quetglas Navarro
  • Instagram: @Oscar_quetglas
  • Próxima exposición: 29,30 sep y 1 oct de 2017 en
  • XX INTERNATIONAL BCN TATTOO EXPO (aún por confirmar)

FOTOS OSCAR QUETGLAS


Categorías

Tatuajes

Diana Millan

Escritora, traductora y bloguera. Nací en Barcelona hace unos treinta y pocos años, tiempo suficiente para convertirme en adicta a la literatura,... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *