Old School: el estilo eterno

El Old School es un estilo de tatuajes

Fuente

¿Qué hay más mítico en el mundo del tatuaje que un corazón con la frase “Amor de madre”, unas delicadas golondrinas, o una hermosa pinup en el brazo? El old school es un estilo de tatuaje de sobra conocido y re-conocido por los amantes de la tinta en la piel, y parece ser de los más antiguos en el mundo occidental –y que me perdonen los pueblos bárbaros, pues ellos ya se tatuaban, me refiero a la historia contemporánea.

Los tatuajes estilo old school son lo que nuestras abuelas llamaron toda la vida el “tatuaje de marinero”, y no sin razón por su parte: este estilo llegó precisamente a través de los navegantes (sobre todo los ingleses, según parece) que surcaban los océanos allá por el siglo XVIII, que quedaron absortos por la técnica de tatuaje del pueblo polinesio, tomaron buena nota del proceso, y se lo trajeron a la Europa de la época. Más tarde, por razones obvias como la migración de estos marineros a nuevas tierras como los Estados Unidos, empezó a propagarse y terminó denominándose como tatuaje tradicional norteamericano, y es como lo conocemos hoy día.

Los primeros artistas como tal, personas que se dedicaban casi en exclusiva a esta profesión del tatuaje, surgieron allá por finales del siglo XIX y cobraron auge en el siglo XX. Nombres como Hildebrandtr, Ed Smith, Ben Corday, el matrimonio Wagner (Maude y Gus), Hoffmann… sin olvidarnos del archiconocido Sailor Jerry.

Con los años, sobre todo a partir de la II Guerra Mundial y principalmente en los Estados Unidos, estos nombres se afianzaron en el colectivo del tatuaje y surgieron grandes artistas que llegan hasta nuestros días. También se afianzaron estos diseños tradicionales, asociados muchas veces con la delincuencia y las “ovejas negras” de la sociedad, si bien hoy en día (gracias a la normalización del mundo del tattoo) se ven como diseños auténticos y que no pasan de moda.

En la sencillez está el gusto

La técnica de los primeros tatuadores de este estilo era obsoleta en comparación con los medios que tienen los tatuadores de hoy día, sobre todo en cuanto a máquinas y material. De ahí que los dibujos habían de ser lo más simple posibles y las líneas que tanto caracterizan a este estilo fueran líneas gruesas, muy definidas y eso sí, coloridos, siendo los colores básicos los más utilizados (negro, verde, rojo…). Además de que posiblemente las personas que tatuaban a los marineros, si bien con el tiempo se fueron especializando en el arte del tatuaje, eran precisamente otros marineros o personas cuyas dotes artísticas no debían de ser las más depuradas.

Y después de esta breve clase de historia, nos metemos de lleno a destacar los puntos más importantes para identificar este estilo tradicional:

Primero de todo, y quizá más importante: las líneas. Un buen tatuaje de estilo tradicional tiene que tener unas líneas gruesas, marcadas, pero muy firmes y potentes. Dicen los artistas que el estilo tradicional no es sencillo precisamente por la simpleza pero potencia del trazo.

Otro punto clave es el color, ya hemos dicho que en los tatuajes tradicionales esto se basa en colores básicos, porque inicialmente eran los más fáciles de conseguir y los que mejor envejecían (tengamos en cuenta que los que portaban estos tatuajes era gente expuesto muchas horas a trabajos al sol). Rojo, amarillo, verde, por supuesto negro… colores sólidos y potentes. Con los años se han mantenido fieles a estos primeros diseños, y es raro ver buenos tatuajes old school con colores que se salgan de esta paleta.

Y un aspecto que crea controversia es el diseño. Parecen muy simples, sencillos, dibujos que casi podrían estar hechos por un niño pequeño… Pero en muchas ocasiones son dibujos detallados y para mantener la estética de líneas gruesas los diseños son, según dicen los tatuadores de otros estilos, bastante complicados de hacer manteniendo la esencia y el estilo tan característico de estas obras de arte tradicionales.

Temáticas del old school

Fundamental es la temática del diseño, ya que si bien cualquier dibujo se puede “oldschooldizar”, hay algunos que tienen más que ver con la esencia y la historia del propio tatuaje tradicional.

Los más antiguos, debido a su origen, son los relacionados con lo marítimo y los marineros: rudas anclas, enormes barcos que pueden ocupar espaldas enteras, estrellas náuticas… Se relacionan aquí también las golondrinas, solían hacerse en pares y se tatuaban una al partir del viaje y otra a la vuelta, siendo estas aves un símbolo de añoranza o esperanza.

También son muy típicos los diseños relacionados con lo que se consideraba la “mala vida” como pueden ser dibujos de dados, juegos de naipes, o diseños relacionados con bebida.

Siendo como eran los tatuajes en aquellos primeros años algo que casi era en exclusiva para hombres (de hecho, las mujeres conocidas por portar tattoos parece que eran o familia de los tatuadores o mujeres de las que se decía llevaban mala vida como las prostitutas), muchos de los diseños estaban relacionados con mujeres bellas como podían ser sirenas, pinups, indias y vaqueras… Y relacionados con el amor como los eternos corazones a los que podían añadir dagas, espinas, o letreros.

Y hasta aquí un breve repaso de lo que es el tatuaje old school. Un estilo clásico, atemporal, y que conserva la auténtica esencia de lo que es el mundo del tattoo. Cuando tengas en mente un nuevo diseño y no sepas qué estilo quieres, ¡esta la mejor opción!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.