¿Puedo perder el trabajo por tener tatuajes?

Una de las primeras consideraciones que debemos tener en cuenta antes de hacernos cualquier tipo de tatuaje es si puede afectar o no a nuestra vida laboral. Aunque en los últimos años, tomando como ejemplo España, se han vivido grandes avances en este campo y se ha normalizado en gran parte de la sociedad el hecho de lugar algún que otro tipo de tatuaje o modificación corporal, es innegable que todavía afecta a nivel laboral. ¿Puedo perder el trabajo por tener tatuajes? Te aconsejamos que sigas leyendo este artículo si alguna vez te has hecho esta pregunta.

La moda de los tatuajes en España es bastante reciente si se compara con otros países como Estados Unidos (en donde han nacido algunos estilos y técnicas). Sin embargo, en los últimos tiempos los avances que ha tenido el arte corporal en nuestro país son evidentes. Los estudios de tatuajes se multiplican por toda la geografía española. Prácticamente todos tenemos un amigo, conocido, familiar o nosotros mismos, tiene un tatuaje.

Según las estimaciones realizadas en su momento por la Academia Española de Dermatología, uno de cada tres españoles de entre 18 y 35 años tiene uno o más tatuajes. Al igual que los «piercings» y otro tipo de modificaciones corporales, los tatuajes son un elemento relativamente novedoso. En España aterrizó de la mano de auténticas estrellas deportivas y artistas de todo tipo. George Clooney y David Beckham son algunos ejemplos de estos artistas.

Ahora bien, más allá de la «normalización» que se busca conseguir en todos los escalafones de la sociedad, ¿pueden ayudar o perjudicar estas modificaciones estéticas a la hora de encontrar un empleo? A día de hoy sigue siendo habitual que en entrevistas de trabajo, especialmente en determinados sectores, se pregunte a los candidatos a hacerse con el empleo si tienen algún tatuaje y, en caso afirmativo, si sería visible durante la jornada de trabajo al vestir el uniforme pertinente.

Cuando se llega a la situación de que al trabajo para el que optamos luciremos nuestros tatuajes en mayor o menor manera, todavía nos encontramos con negativas para poder conseguir el empleo. Incluso una vez disponemos de un puesto de trabajo, si decidimos hacernos un tatuaje, debemos tener en cuenta sí será visible cuando estemos desempeñando nuestra función. De ser así, es importante pensárselo dos veces.

En cualquier caso, ahora es más sencillo para una persona tatuada encontrar un trabajo que lo que era antes. Por estas situaciones, debemos sopesar muy bien los pros y contras antes de hacernos un tattoo. No debería ser así, pero la sociedad en la que vivimos obliga a ello.


Categorías

Tatuajes

Antonio Fdez

Me llamo Antonio Fernández, soy diseñador web, blogger freelance e intento de escritor. Desde hace muchos años soy un apasionado del mundo de los... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.