Significado del tatuaje de una caracola II: Vieira

Un símbolo muy nuestro

Un símbolo muy nuestro

Siguiendo con los tatuajes de caracolas o conchas, hoy hablaré de la vieira. Como todo lo que rodea al Camino de Santiago, son muchas las teorías y leyendas que hay en torno a su simbolismo. Os contaré algunas de ellas.

La primera teoría apunta que las conchas tienen forma de dedos y que recuerdan las obras buenas que debe realizar una persona en el camino de su vida.

La segunda relaciona la concha de vieira con la forma estilizada de la pata palmeada de una oca, uno de los símbolos más antiguos relacionados con el Camino de Santiago ya que se cree que el juego es en realidad un rito iniciático.

Kristina De Carlo

Kristina De Carlo

La tercera: desde muy antiguo, esta concha va unida a la idea de resurrección, y se han encontrado en tumbas anteriores al camino, sólo que de la variedad mediterránea y no de las costas gallegas; no en vano Venus o Afrodita nació de una concha por lo que simboliza el renacimiento.

La muerte y la resurrección tras haber superado los avatares del camino, tanto externo como interno. El haberse desprendido del egocentrismo y la egolatría, convirtiéndose en un peregrino humilde que llega al final del camino para iniciar uno nuevo.

 Emma Black

Emma Black

Para otros la concha de vieira servía de amuleto protector, para atraer la buena suerte, y para usarla para beber de las fuentes del camino.

Cuando los peregrinos llegaban a Santiago cogían una concha de vieira de su costa para demostrar que habían estado allí.  Con los años a los peregrinos se les entregaba un pergamino que atestiguaba que habían llegado y una concha de vieira para llevar en el sombrero o capa.

Finalmente mencionar una leyenda que cuenta que cuando los discípulos del Apóstol llegaron a la costa en la barca en la que portaban su cadáver, éste obró un milagro:  salvó a un novio que había caído al agua con su caballo y que emergió sano y salvo cubierto de vieiras.

Curioso símbolo de algo que es muy nuestro: el Camino de Santiago.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *