Tatuajes dolorosos: los sitios donde tatuarse duele más

Puede que los tatuajes dolorosos sean una de las cosas que más eche para atrás a la gente que aun no se ha tatuado nunca. Una de mis respuestas favoritas para cuando me preguntan “¿y no te duele?” es decir que, si tanto doliera, la gente no repetiría después del primero…

En todo caso, y para animarte a que vayas más tranquilo, hay que tener en cuenta que los tatuajes dolorosos dependen de la persona. Por ejemplo, a mi pareja le dolió muchísimo un bulbasaur que tiene en la parte interior del brazo, aunque esa zona no es conocida por ser especialmente dolorosa…

Tatuajes dolorosos en la parte superior del cuerpo

Algunas de las zonas que causan más dolor en los tatuajes son unas cuantas de las que se sitúan en la parte superior del cuerpo: la cabeza y el cuello.

Las molestias más terribles de los tatuajes en la cabeza son ocasionadas por la vibración de la aguja en el cráneo. Respecto al cuello, es una zona extremadamente sensible, en la que es fácil que la aguja se hunda, con lo que el dolor no solo es doloroso, sino también incómodo, ya que puede incluso dificultarte respirar.

Tatuajes dolorosos en la parte media del cuerpo

Otros de los tatuajes más dolorosos se encuentran en ciertas zonas del brazo como las muñecas (de hecho, están consideradas por algunos como la zona más dolorosa del cuerpo para tatuarse) o los dedos de las manos.

Esto es debido a que se juntan diferentes factores. En primer lugar, la piel de la parte interior de la muñeca y de los dedos es mucho más sensible. Además, también existen muchas más terminaciones nerviosas. Finalmente, tanto las muñecas como los dedos son zonas con muchas junturas de huesos.

Por otro lado, los tatuajes en las costillas también son muy dolorosos, aunque dicen que depende mucho de la persona. Eso sí, la sensación de la aguja hundiéndose entre los huecos de las costillas no es moco de pavo.

Tatuajes dolorosos en la parte inferior del cuerpo

Finalmente, las partes más dolorosas de la parte inferior del cuerpo a la hora de tatuarse corresponden a las partes íntimas (¿hay que explicar el por qué? Esa zona se diseñó para que se la tratara con cuidado…) y los pies, que, como en el caso de las muñecas, son una zona de piel sensible y huesuda.

Tal como comentábamos al principio, tómate este post como una especie de guía, pero ten siempre presente que los tatuajes dolorosos dependen mucho del aguante de la persona o, simplemente de su constitución. Y tú, ¿cuál de tus tatuajes te ha resultado más doloroso?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.