Tatuajes en el pecho para mujeres

Una pasada pero...

Un tatuaje atrevido

Siguiendo con los artículos en los que hablo un poco sobre los tatuajes dependiendo de las zonas, hoy le toca el turno de la del pecho si bien sólo lo enfocaré en relación con las mujeres. No era una zona que nos tatuáramos mucho pero cada vez son más las que se atreven, así que vamos a hablar un poco del tema.

Ya Loreto dedicó una entrada a los tatuajes en mastectomías; sólo ampliar su información y decir que hay una plataforma en Pinterest que de llama “Personal Ink” y que proporciona a las sobrevivientes de cáncer de mama ideas para tatuajes, inspiraciones de diseño, así como vincular a los artistas corporales que se especializan en este tipo de trabajos delicados.

Características de los tatuajes en el pecho para mujeres

Paula Meira

Paula Meira

Dolor: depende de la parte del pecho: las clavículas duelen al ser una zona de hueso, el escote también así como la zona del chakra corazón (entre los pechos), debajo de los senos hay puntos reflejos, la mama en sí tiene mucho tejido adiposo pero también muchísimas terminaciones nerviosas y los pezones son especialmente sensibles ya también concentran gran cantidad de ellas.

Diseños: se están poniendo de moda los tatuajes en el escote; a mí no me parecen sensuales, más bien creo que le quitan erotismo a una zona muy hermosa, pero para gustos, colores. También los hay con dibujos como writing, enredaderas, etc alrededor de los senos, que o bien los bordean simplemente o bien incluyen parte de los mismos. El único defecto a nivel estético que tiene es que los senos acaban cayendo y a veces salen estrías.

Sensual y original

Sensual y original

Algunos tatuajes se extienden por toda la parte delantera hasta el ombligo pero son los menos, no es un tipo de tatuaje muy habitual en occidente (más común entre las mujeres yakuza que sí se tatúan todo el cuerpo)

Sea cual sea el dibujo, yo optaría por uno que realce las formas y no que las tape, que saque todo el potencial de una parte muy bonita de nuestro cuerpo pero, como ya he dicho: para gustos, colores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *