Los tatuajes son un fiel reflejo de nuestra personalidad

Uno de los aspectos que comentamos en el artículo de ayer en el que hacíamos referencia a diferentes estudios y encuestas que, según apuntaban, las personas tatuadas eran mejor parejas, había un aspecto que me llamó mucho la atención y del que he estado debatiendo esta mañana junto a otro amante del mundillo del tatuaje. Y es que los tatuajes son un fiel reflejo de nuestra personalidad. Aunque podríamos introducir la palabra “alma” en la frase anterior, mejor la dejamos a un lado por aquellas que no son devotas.

El caso es que nadie puede negar que nuestros tatuajes sean una expresión más de nuestra personalidad y vivencias que hemos experimentado a lo largo de nuestras vidas. Y es que como se suele decir en estos casos, si nuestro cuerpo es un templo ¿Por qué no decorar sus paredes? Un dicho que me ha marcado (nunca mejor dicho) desde que tuve mi primer contacto con el mundo del tatuaje.

Tatuajes

El caso es que hablando con este amigo estuvimos comentando si realmente nuestros tatuajes pueden transmitir un mensaje diferente a la idea con la que nos lo hicimos en su día. Rápidamente las personas tratan de asociar una historia o motivo a cualquier tatuaje de una persona. Algo así como un motivo que te haya llevado a plasmar dicho diseño en tu piel.

Aunque pueda parecer que lo citado anteriormente tiene un cierto aire off-topic (no voy a ser yo quien lo niegue), la verdad es que cuando hablamos de si los tatuajes deben o no tener un significado estamos dando pie a crear un debate que puede tener a partes iguales detractores y partidarios. ¿Qué opinas? ¿Tienen tus tatuajes un verdadero significado? Mi opinión es, como he dicho, bien sabida por todos.

Algunos de mis tatuajes sí que tienen un significado profundo, personal y que muy pocas personas conocen, eso sí, tengo otros tattoos que realmente no tienen un significado vital para mí. Y es que yo creo que, si por ejemplo, es un fanático de los helados, ¿Qué te impide tatuarte un helado? Eso sí, aunque diga que un tatuaje no tenga que tener un significado personal, sí que debemos de pensar de manera muy meditada la idea de que vamos a marcar de por vida nuestra piel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *