Tatuajes, vello corporal y depilación láser

 

Vello y tatuaje: mala combinación

Vello y tatuaje: mala combinación

Uno de los problemas en los que no suele pensarse a la hora de decidir tatuarse es el tema del vello corporal. Cuando vemos todas esas fotos preciosos de los tatuajes recién hechos no se nos ocurre pensar que el tatuador siempre depila la zona antes de tatuar y que, tarde o temprano, el vello crecerá.

A eso se le suma el problema de la gente a la que el vello le produce granitos (en cuyo caso no es recomendable tatuarse ahí) o la gente a la que el vello se le enquista y hay que sacar de vez en cuando con una aguja.

Piensa en ello antes de tatuarte. Puedes optar o bien por no escoger una zona velluda o bien escoger una y decidir depilarte o no regularmente. Si pasas del tema y dejas que el tatuaje se cubra de vello el dibujo no saldrá ganando con ello.

El vello puede estropear un buen dibujo

El vello puede estropear un buen dibujo

Si decides depilarte con maquinilla el vello crecerá más fuerte y saldrán raíces antiestéticas y el vello de punta. Si decides las pinzas o la cera, el resultado será mucho mejor y además el vello crecerá más débil, más despacio y con el tiempo disminuirá la cantidad.

Depilación con láser

¿Y si me depilo con láser? Depílate antes de hacerte el tatuaje, después no podrás por dos motivos:

Primero: los tatuajes se eliminan con láser, por lo que éste lo deformaría.

El láser se utiliza para eliminar tatus, ¿no?

El láser se utiliza para eliminar tatus, ¿no?

 

Segundo: es peligroso; como dicen en la clínica Dermasana “el láser activaría todo su calor ante el pigmento negro de la tinta del tatuaje ya que lo interpretaría como si también fuera melanina. Es decir, que no eliminaría el vello, sino que quemaría la zona.”

Imagina, no sólo te deformaría el tatuaje, te quemaría la piel.

Finalmente, si tienes uno pequeño en una zona grande, tienes la opción de que te depilen alrededor del dibujo y tú depilarlo manualmente.

Tampoco es tan grande sacrificio por un tatuaje que te acompañará siempre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *