Técnicas de escarificación: otras técnicas

escarificación

Ayer hablamos sobre las dos técnicas de escarificación más usuales, el branding y el cutting. En el artículo de hoy se explicarán el resto de técnicas: escarificación química, por abrasión, por inyección y con máquina de tatuado.

Así mismo, explicaremos los riesgos que entraña este proceso y los cuidados que se necesitan para evitarlos.

Químicos

Para esta técnica se emplean químicos que irritan la piel, tales como ácidos. Esta técnica puede utilizarse para borrar completamente un tatuaje. El químico puede verterse directamente sobre la piel o aplicarlo al bisturí con el que, posteriormente, se realizarán cortes.

Abrasión

Para este método se suele utilizar un aparato rotatorio que, como indica el nombre de la técnica, abrasa la piel. Otros objetos que se pueden utilizar son una máquina de tatuajes o papel de lija.

Inyección

Este método no deja mucho a la imaginación: consiste en la inyección de líquidos en la dermis, lo que produce una ampolla que, más tarde, se raspará para producir la escarificación.

Con máquina de tratuado

El nombre de esta técnica es etching o scarification tattoo. Se utiliza una máquina de tatuajes sin tinta. Este método permite una gran precisión en el diseño, por lo que se utiliza para los detalles más pequeños.

 

Una vez explicadas (y espero que entendidas) todas las técnicas con las que se puede hacer una escarificación, conviene hablar de la parte “oscura”. El principal motivo por el que las personas la consideran poco segura es por el trauma que causan en la piel, además de que el daño tiende a ser mayor que el de un tatuaje.

Sin embargo, existe otro riesgo importante tanto durante como después de la práctica, la infección y el contagio de enfermedades. En cuanto al momento durante el que se realiza la escarificación, parece lógico pensar que los instrumentos utilizados deben estar correctamente esterilizados, pero también que se tienen que utilizar guantes y mascarillas con las que evitar el contagio por el aire. Además, el trabajador que la realice, debe tener conocimientos anatómicos de la piel para evitar cortes demasiados profundos y lesiones graves que pongan en riesgo la integridad de la misma.

Una vez realizada esta modificación corporal, hay que tener en cuenta que tardan en cicatrizar, y que durante todo ese tiempo se tendrá que llevar a cabo un limpieza general combinada con el uso de antisépticos, jabones medicinales y pomadas.

Por supuesto, huelga decir que la información de este artículo es meramente informativa y que NUNCA se antepondrá a los consejos del propio trabajador o de un médico. Por tanto, lo que hay que hacer es buscar un EXPERTO profesional que sepamos que reúne las condiciones higiénico-sanitarias obligatorias, preguntarle la técnica más adecuada para lo que se tiene en mente y seguir sus consejos para el cuidado de la escarificación. Y si ves que la cosa no va bien, no dudes en consultar a un médico para que te aporte soluciones.


Categorías

Body Art

Irene Rubio Gregorio

Soy una traductora y redactora interesada en los tatuajes, la música y los libros. Acompaño mis intereses por un gusto inmenso por los idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *