Técnicas de escarificación: branding y cutting

escarificación

Hace bastante tiempo, Tatuantes ya habló sobre las escarificaciones, un tipo de modificaciones corporales que en los últimos años ha ido adquiriendo popularidad. Precisamente por el hecho de ser tan complicadas y arriesgadas, en este artículo vamos a tratar con más detalle las técnicas de escarificación más utilizadas.

Existen dos técnicas básicas de escarificación: las quemaduras y los cortes.

Quemaduras

escarificación branding

El término en inglés es branding. Se trata de quemar la piel para marcar en ella los diseños que se pretenden. La técnica de las quemaduras se puede llevar a cabo de varias formas:

Cold branding: Es un método poco utilizado que consiste en quemar la piel con temperaturas bajas, utilizando nitrógeno líquido. Este tipo de branding no deja cicratices queloides (se trata de las cicatrices que sobresalen de la piel, las cicatrices con relieve).

Cautery branding: Este método de branding tampoco resulta muy común. Se realiza media el empleo de una fina corriente de aire muy caliente que permite quemar la piel según lo exija el diseño.

Strike branding: Es el método más usual. Consiste en quemar la piel utilizando un sello de metal que tiene la forma del diseño deseado. Este sello se calienta a una temperatura muy alta y después se estampa en la piel.

Laser branding: Es la técnica de branding más precisa, por lo que se debería utilizar para los diseños más elaborados. Como se puede deducir, la escarificación se realiza mediante un láser que imprime el diseño que se le ha indicado.

Cortes

escarificación cutting

A esta técnica se la denomina también cutting, y, como su propio nombre indica, consiste en realizar cortes en la piel. Igual que ocurre con el branding, existen varios tipos de cutting:

Hatching: Esta técnica de cutting se utiliza para realizar los pequeños detalles mediante el empleo de un bisturí y otros utensilios quirúrgicos que lo permitan.

Skin removal: El término en inglés significa “eliminar la piel”, con lo que ya puedes imaginar de qué se trata. Comienza trazándose el dibujo con la ayuda de un bisturí para, más adelante, retirar la piel con unas pinzas.

Packing: Esta técnica consiste en realizar cortes que luego se rellenan con diferentes sustancias (entre ellas, arcilla, ceniza o tinta) para dar coloración a la herida. Es una de las técnicas que menos se emplean, debido al enorme riesgo de infección que suponen. Sin embargo, Africa cuenta con una larga tradición en el empleo del packing.

Ink rubbing: En este caso no se producen cortes, sino que la piel se raspa, para, posteriormente, utilizar tinta del color que se pretenda en el diseño.

Aunque son las más comunes, no son las únicas técnicas de escarificación. Atentos al siguiente artículo, donde completaremos este tema con las técnicas que nos quedan y hablaremos de los riesgos y los cuidados que entrañan.


Categorías

Body Art

Irene Rubio Gregorio

Soy una traductora y redactora interesada en los tatuajes, la música y los libros. Acompaño mis intereses por un gusto inmenso por los idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *