Descubre la tienda de tatuajes más antigua del mundo, ¿adivinas desde cuándo está en activo?

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la tienda de tatuajes más antigua del mundo? Uno podría pensar en un antiguo puesto en la Polinesia, tal vez en el siglo XIX, llevado de padres a hijos, dedicado al bello arte del tatuaje tradicional

Pero no es así. La respuesta te sorprenderá. ¡Sigue leyendo para saber más!

Souvenirs originales y para toda la vida

Hace muchos, muchos años, más de setecientos, en Jerusalén aun no había postales y los pelegrinos que iban a hacer sus cosas de pelegrinos en las calientes y polvorientas calles de la capital tenían que llevarse otra clase de recuerdo a casa.

El por qué los peregrinos optaban por llevarse estos originales souvenirs en su piel es menos raro de lo que parece. Los cristianos acostumbraban a llevar tatuajes de cruces y el nombre de Cristo para identificarse entre ellos. Con la llegada de los visitantes a Tierra Santa, esto se hizo aún más común y los viajeros empezaron a marcarse para recordar su paso por aquella tierra y su devoción por la religión.

Tatuajes de antaño y de hoy

Jerusalén, la ciudad en la que se encuentra la tienda de tatuajes más antigua del mundo.

Debido al turismo religioso de Jerusalén, típico desde hace centenares de años, los diseños más populares no han cambiado mucho desde entonces. La cruz de Jerusalén, imágenes cristianas o citas en latín son algunas de las piezas más demandadas.

Aunque ahora las herramientas que se utilicen sean las máquinas de tatuar, antaño el proceso era algo más laborioso. En un escrito de la época se describe este procedimiento; en el que se reproducía el diseño que se quería tatuar mediante un molde de madera y carbón en el lugar deseado. Luego, el tatuador, con la ayuda de una aguja que mojaba frecuentemente en tinta, delineaba el dibujo. Finalmente, terminaba la pieza desinfectándola con vino.

Un pequeño local en la calle San Jorge

El interior de la tienda de tatuajes más antigua del mundo (Fuente).

Y aquí es donde la familia Razzouk entra en acción. Hace cuatro generaciones que la familia se instaló en Jerusalén, aunque lleva mucho más tiempo tatuando: sus antepasados aprendieron el arte de tatuar en Egipto y siempre han estado relacionados con la iglesia.

La familia decidió instalarse en un pequeño local en una callejuela estrecha y fresca, cerca del centro, pero tranquila, que ahora luce con orgullo un cartel demostrando sus más de setecientos años de historia.

Un paréntesis triste

Por desgracia, a mediados del siglo XX, durante la guerra araboisraeliana, la familia Razzouk tuvo que huir a Jordania y el arte de los tatuajes para los pelegrinos perdió popularidad. Al volver, la familia consiguió mantener la tienda de tatuajes a flote durante un par de generaciones, pero parecía que ninguno de los hijos del propietario iba a encargarse del negocio familiar.

Pero entonces uno de los hijos de la familia, Wassim, lo cambió todo. Su pasión por las motos lo llevó a interesarse por los tatuajes y por la tradición milenaria de su familia. Por suerte, decidió hacerse cargo de la tienda.

¿Final? feliz para una familia devota de su arte

Desde entonces, el padre de Wassim se retiró y su hijo se ocupó de la tienda junto a su mujer, que también es muy aficionada a los tatuajes. Los dos aprendieron nuevas técnicas y modernizaron la tienda, así como los diseños y las herramientas, de manera que la tradición se mantenga viva a través de la modernidad.

Esta familia tan peculiar no está segura que sus hijos quieran continuar con el negocio y dicen que no van a presionarlos. Pero no temen por su futuro, porque están convencidos que la tradición y el arte los llamarán, como llamaron hace tanto tiempo a Wassim.

Como puedes ver, la historia de la tienda de tatuajes más antigua del mundo es apasionante. Y tú, ¿has visitado alguna vez Razzouk Ink? ¿Te esperabas que fuera a tener tanta historia? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!


Categorías

Tatuadores

Licenciada en Traducción e Interpretación, traductora y redactora freelance. Me encanta leer, los gatos y los videojuegos. La primera vez que me tatué, no fui capaz de mirar. La última vez, me quedé dormida en la camilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.