Las distintas fases en la curación de un tatuaje

Curación de un Tatuaje

Puede que, si te has hecho un tatuaje hace poco, o tienes pensado hacerte alguno, te entren dudas sobre las distintas fases en la curación de un tatuaje.

No te preocupes, ¡para eso estamos aquí! Por eso hemos preparado un artículo que cubre todas las fases de curación de un tatuaje para que no te encuentres ninguna sorpresa.

Primera fase de la curación de un tatuaje: piel tierna e hinchada

Curación de un Tatuaje Calavera

Durante los primeros días de la fase de curación de un tatuaje, que se producen aproximadamente la primera semana después de tatuarte, se caracterizan por una hinchazón en la zona del tatuaje. Puede ser, especialmente si la pieza ha sido grande y laboriosa, que también te notes la piel caliente y, que cuando te toques el tatuaje al lavártelo, la piel esté tierna y adolorida.

También durante los primeros días el tatuaje supurará tinta y sangre. Por eso es importante mantener una buena higiene de la zona y no dejar que roce con ropa, por ejemplo. Al fin y al cabo, el tatuaje es una herida y como tal dejarla al aire es lo mejor para que cicatrice.

Por eso, en muchos estudios de tatuaje recomiendan que te dejes el papel film con el que se cubre el tatuaje solo una noche, o como máximo, veinticuatro horas. Cuando lo retires, verás que estará lleno de sangre y tinta, es totalmente normal. Al lavarte, lávate las manos antes de tocarlo y luego enjuágalo con suavidad, sin que el chorro de agua le de directamente, y eliminando los restos de tinta y sangre con la mano muy muy suavemente.

Segunda fase: cicatrización superficial

Curación de un Tatuaje Máquina

Al llegar a la segunda fase de la curación del tatuaje, que tiene lugar durante la segunda semana (y que incluso puede durar algunos días más, dependiendo de tu ritmo de cicatrización), el tatuaje ya habrá cicatrizado, al menos de manera superficial.

Sabrás que es así por las costras que habrán empezado a salir en la superficie. Algunas se caerán en seguida, en forma de restos de piel seca, como copos (de una manera similar a como nos pelamos cuando nos quemamos en la playa).

Esta parte es una de las peores y más difíciles de soportar, ya que acostumbra a ir acompañada de un picor horrible. No sé si tiene relación, pero los tatuajes que me he hecho en verano me han picado más que los que me he hecho en invierno, tal vez porque la piel está más seca. De hecho, una de las mejores maneras de evitar el picor es ponerte la loción que te haya indicado tu tatuador para mantener la piel hidratada.

Además de las costras superficiales que irán cayendo, también se formarán otras más gordas encima del tatuaje. Especialmente el delineado, es probable que incluso se vea con un curioso efecto de relieve. No te las toques ni las arranques: deja que el cuerpo las elimine por sí mismo o evitarás que cicatrice correctamente e incluso podría afectar al diseño final.

Por cierto, cuando te limpies el tatuaje es normal que algunas costras se desprendan. No te asustes y limpia la zona con suavidad para evitar arrancártelas.

Tercera fase: cicatrización (casi) final

Curación de un Tatuaje Curado

Cuando casi todas las costras se hayan caído, habremos llegado a la última fase del proceso de curación de un tatuaje, en la que el tatuaje ya estará casi curado. Y decimos casi porque, aunque la parte más externa de la piel ya se haya curado, la parte más interna aún tiene que seguir curando la zona. Este es un proceso que puede llegar a durar varios meses.

A partir de este punto, aunque ya no tengas que tomar ninguna precaución y el riesgo de infección se haya reducido, debes seguir cuidando de tu tatuaje. ¿Cómo? Manteniéndolo hidratado y cubierto con una buena crema de protección solar para evitar que el sol haga de las suyas.

¿Sigues teniendo dudas? Recuerda que para cada caso lo mejor es hablarlo con tu tatuador, que te resolverá todas tus preguntas.

Esperamos que este artículo sobre el proceso de curación de un tatuaje te haya servido como guía si te acabas de tatuar. Dinos, ¿cómo ha sido tu proceso? ¿Tienes algún consejo que quieras compartir? ¡Recuerda que puedes contarnos lo que quieras en los comentarios!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.